Insumisas: ¿Punk, rock, ska y machismo?

Insumisas punk rock

Analizando nuestra música: ¿Punk, rock, ska y machismo?

Aquí están las entrevistas de muchas mujeres que han decido subir a los escenarios y luchar.


Con estos testimonios se buscar hacer un análisis de primera mano y buscar la autocritica, la reflexión y aportar un poco para lograr una escena libre de discriminación.

Si analizamos la situación de nuestra música, al mirar a los escenarios siguen siendo minoría las mujeres o vemos ciertas escenas que no deberían suceder. Ante estos problemas es importante hacer un análisis y no silenciar. Para visibilizar esta realidad, es necesario preguntar su visión y opiniones a estas mujeres y grupos, con el silencio no se cambian las cosas. Tras mucha búsqueda para llegar a la mayor cantidad de grupos, ya está terminado este proyecto, que aportan diferentes experiencias y opiniones. El machismo como otras formas de discriminación sigue presentes en nuestra sociedad y hay que seguir luchando contra ello, para avanzar. Sobre todo hay que denunciar y luchar contra esto dentro nuestros espacios y escenarios.

Quiero agradecer a todas las personas que de alguna forma han colaborado y especialmente a los grupos y a las artistas que han colaborado con sus respuestas: Batracio, la Madre, Yo no las conozco, Paté de pato, PiztUpuNK, Shöck, Delabruja, Sexpeare, Penadas por la ley, Perlata y Facta


1. Para empezar ¿por qué decidiste empezar con un grupo o participar en uno?

-(Nerea, voz principal de Facta) Siempre me ha gustado la música. Además varios de nosotros hemos estado anteriormente en otros grupos. ¿Por qué no?
-(Garazi, voz secundaria y guitarra de Facta) Fue un proceso de empoderamiento aunque en el momento no lo viese así. Mis amigos se juntaban desde adolescentes para tocar, tenían muchos grupos. Yo tardé algo más en sentirme parte de todo eso y atreverme a ser un sujeto activo de la escena. Al final las mujeres si seguimos un poco los roles establecidos te quedas en consumidora, en espectadora. Hay que romper con la “normalidad” aún para poder ser una mujer y gozártelas en un escenario.
(Korbe, bajista de Facta) Por mi parte fue un poco de chiripa, como quien dice, ya que estaban sin bajista fijo y un buen día me invitaron para probar y tal. La cosa cuajo y así. Bien es verdad que nunca me había lanzado a formar parte de una banda pero, cuando surgió la oportunidad, todo fue rodado.

-(Lola Buero Conesa, vocalista de Batracio) Desde pequeña he estado en contacto con la música y más adelante con el teatro. Tuve que dejar el conservatorio por una lesión crónica en la muñeca, y poco después ingresé en la escuela de arte dramático. Traté de complementar lo teatral con lo musical, pero verdaderamente tenía ganas de formar parte de un grupo de música, pues tenía esa espina clavada y no quería dejarlo pasar. Entonces fue cuando vi que Batracio buscaba vocalista. Decidí presentarme a la prueba y dos años después, aquí estamos. Si ya soy feliz cantando en el suelo de la Alameda, imagina rodeada de gente buena jajaja.

-(Cris, la Madre) Siempre me gustó el tema de tocar algún instrumento y empecé con 15 años toqueteando la guitarra .En esa época, con unos amigos, formamos nuestra primera banda. Ensayos y ratos con amigos era lo que nos gustaba .Esto era una predicción de lo que vendría poco después. A los 18 años me propusieron cantar en La Madre, y cómo no, me metí de lleno en su proyecto, en el que casi 20 años después seguimos.

-(Yo no las conozco) Creemos en la música como forma de expresión y esa forma de expresión es nuestra forma de vida. No fue aleatorio, el grupo surgió queriendo reivindicar encima de un escenario nuestra visión del mundo. Y ha ido moldeándose hasta dar con la fórmula perfecta que es la formación que tenemos ahora.

Paté de pato en concierto

-(Ester Domínguez Requejo, saxofonista de Paté de Pato) Decidí entrar en Paté de Pato porque siempre he escuchado ska, punk y rock, y poder participar en un proyecto así con el saxofón me hacía muchísima ilusión. Cuando me propusieron entrar no tuve que pensarlo.

(PiztUpuNK) La música siempre me ha parecido un medio muy poderoso de comunicación y rebeldía.

-(Micky Paiano de ShÖck y No ralax) La música siempre ha sido mi vida. Siempre me gustó cantar y a los 16 empecé con mi primero grupo, jamás paré hasta hoy que tengo 40.

-(Sandra Fuente, bajista Delabruja) Gran parte de mi formación musical ha sido en grupo, desde la escuela de música hasta el conservatorio. Formar parte de un grupo lleva intrínsecos valores como la unidad, el entendimiento, la empatía, la comprensión, el apoyo, el cariño entre personas… que lo hacen, ya de por sí, algo especial. Si a esto le añades que hay un proyecto común por el que trabajar juntas, da como resultado algo increíble. Tener un grupo engancha por el proyecto, por las personas que lo componen y la sinergia que se genera.

-(Belén, Sexpeare) Cuando empecé a interesarme por el rock, descubrí un montón de grupazos pero ninguno de los que escuchaba tenían a una tía en sus filas, me gustaba la idea de aprender a tocar un instrumento pero no me lo plantee seriamente hasta que descubrí a un par de tías que gritaban y tenían la voz grave. Courtney love y Brody dalle. Quería ser como ellas, molar como ellas, gritar como ellas. Puede parecer una tontería pero en una edad en la que eres fácilmente impresionable, ver a una pava encima de un escenario, o hacer lo que siempre han sido exclusivamente cosas de tíos, me inspiró muchísimo para formar mi propia banda. Fue como una revelación.

Penadas por la ley

-(Fabi, voz y bajo Penadas por la ley) Mi comienzo fue bastante thrashero yo tocaba el bajo en un grupo con 3 amigos, corría el año 88/89 más o menos duró poco pero nos divertíamos mucho. Ya luego en el año 93 con mi hermana Rosana y una amiga decidimos empezar a hacer ruido sin más aspiraciones que pasarla bien. Hasta que se corrió la voz y nos invitaron a tocar, ya nunca más pararíamos, hasta hoy.

-(Naty, guitarra y voz Penadas por la ley) Comencé a tocar en un grupo para expresar las opresiones que vivía a diario. De pequeña tocaba la guitarra y siempre me gustó escribir, finalmente a los 16 (1993) formé mi primer grupo «Anti Sistemas» Junto a tres chicos, yo tocaba el bajo y escribía la mayoría de las canciones. Siempre me pregunté porque no había mujeres tocando Punk y viajaba horas hasta disquerías especializadas buscando información sobre grupos te tuvieran alguna integrante mujer. Así fue como descubrí a Penadas Por la ley en 1994, gracias a un recopilatorio del sello Sick Boy Records. Me puse manos a la obra para ir a uno de sus conciertos, también dimos alguno junto a mi grupo y un año más tarde Fabi vino a buscarme para tocar la guitarra, no me lo pensé dos veces, una semana más tarde estábamos dando nuestro primer concierto juntas y hasta hoy seguimos dando kaña, habiendo compartido miles de experiencias, conciertos y kilómetros.

-(Perlata) Siempre ha sido parte de nuestra vida la música. Cada un@ empezó a su manera y nos juntamos en este proyecto. Simplemente sentimos que es una forma de vivir o muchas a la vez. También creemos que la música es una herramienta con la que poder decir, transformar y crear otras realidades, otros imaginarios. 

2. ¿Qué expectativas o respuestas creías que iba a haber al ser mujer, cuando en los escenarios aún son minoría?

-(Nerea, Facta) Sabemos que por desgracia grupos de mujeres hay pero no se les da la visibilidad que se merecen….realmente cuando subimos al escenario no hay género, y queremos que se nos trate y se nos vea como músicas. Por ello no subimos con ninguna expectativa…simplemente subimos a tocar y ya está. Hasta ahora la respuesta ha sido buena en general….de vez en cuando solemos tener algún comentario inoportuno por el hecho de ser mujer….pero pasando. Lo dicho, solo queremos tocar y pasarlo bien.


-(Garazi, Facta) Yo creo que me esperaba un poco lo que nos hemos comido. Un poco de discriminación jaja. Sobretodo discriminación de la llamada positiva. No quiero que se malinterprete lo que digo, también hemos tocado en otros conciertos que se nos ha llamado por nuestra maqueta y nos han tratado genial (Never Walk Alone Madrid un besazo). Pero eso, bastantes veces nos han dicho para tocar en sitios en los que no habían escuchado nada de nuestro trabajo. Simplemente nos llamaban porque somos una banda de mayoría mujeres. A veces unas proposiciones súper cantadas, igual un/a gaztetxe/grupo político/comisión de fiestas que durante el año no se preocupa de tener una agenda más currada en cuanto a feminismo coge y hace un día feminista en el que aglomera bandas de todo tipo en el que el único requisito es que seas mujer. Somos un grupo de punk (como dice el grupo madrileño Troika) no somos una banda de chicas. “Grupo de chicas” no es un estilo musical. Creo que las limpiadas de cara de ese estilo no valen para nada. Otra cosa es que seas un colectivo feminista y te marques un festi en el que por supuesto valoras el curro de las músicas que participan y quieres que sea mayoritariamente o exclusivamente protagonizado por mujeres. Eso no lo crítico, lo que critico es esa falta de puesta en valor del curro hecho por mujeres y un poco la ghettificación de las mujeres en los escenarios como si fuésemos un estilo musical aparte. Esa falta de integración. Luego también nos hemos comido discriminación de la normal jajaja de la que te recuerda todos los días que eres una tía. Frases guapas del estilo: “me habéis gustado y no porque seáis tías. Porque aquí la gente os dirá que lo habéis hecho bien porque no hay casi tías”. Yo creo que esto se entiende bastante bien cuando cambias la palabra mujer por hombre. Suena fatal, joder. Dejar de decir estas mierdas jaja.
-(Korbe, Facta) Bueno, yo no pertenezco al género femenino, pero no hay que ser un erudito para darse cuenta de que las mujeres son minoría en la escena, lo que pasa es que los tíos tienden a hacerse los orejas o miran hacia otro lado cuando sale el tema a la palestra. Estamos acomodados en nuestro rollo y que no nos cuenten milongas, cosa que hemos hecho muchos durante demasiado tiempo.

Cantante de Facta

-(Lola, Batracio) Yo creo que mucha gente aún no se da cuenta de que por cada veinte grupos musicales que escuchan en festivales o en conciertos en general, puede que sólo haya una u dos mujeres. Es un número tan bajo que es verdad que hay cierta presión, como suele pasar no sólo en la música. A veces sientes que tienes que dar el 200% para «ganar tu sitio» y no me refiero en el propio grupo de música porque afortunadamente estoy rodeada de seres de luz, pero es cierto que me han dicho más de una vez que pensaban que Batracio me eligió por mi apariencia física hasta que me oyeron y me vieron en directo. Normalmente no se dan cuenta, incluso piensan que eso es un halago, pero ofende y me da bastante de qué pensar. Aún así, cuando empecé dentro del grupo no quise tener expectativas, tampoco pensar en lo que dirán, simplemente quería desfogarme cantando y componiendo. Quise y quiero dedicarle tiempo a un proyecto tan bonito como lo es éste.

-(Cris, la Madre) La verdad es que esto es algo que no me plantee en ningún momento. El que la mujer haya sido minoría en los escenarios no influyó para nada en la decisión de meterme en La Madre .Yo estaba convencida de lo que hacía y ellos también así que tiramos para adelante.

-(Yo no las conozco) Una de las cosas por las que nació el grupo, es el poder visibilizar a la mujer encima de un escenario. Sabemos que es difícil, pero no imposible. Y a la vista está: cada vez hay más mujeres visibles en el mundo de la música. De momento, estamos contentas porque vamos logrando muchas cosas (conseguimos demostrar que hay un hueco para nosotras las mujeres, conseguimos que nos escuche gente joven y hacerle ver que si quiere, puede,…) pero sigue siendo necesario seguir trabajando el camino.

-(Ester, Paté de Pato) Sinceramente, nunca tuve expectativas ni pensé en la respuesta que iba a tener por ser mujer, precisamente porque creo que ahí está el error. Cuando empecé a ensayar con el grupo para mi primer concierto, me planteé cómo sería el hecho de ser músico de ska punk, cómo sería tocar en festivales, o como sería subirse a un escenario en general. Creo que el trabajo que queda por hacer reside en no centrarse en si somos minoría, mayoría o está equilibrado, si no en mirar al escenario y no pensar «anda, si hay una chica!» y simplemente disfrutar de la música que hace un grupo de PERSONAS.

(PiztUpuNK) Nunca me planteo expectativa ni respuesta alguna por mi género. De hecho es algo que no tengo en cuenta a la hora de funcionar a no ser que me lo «recuerden».

Integrantes de la banda de Shock

-(Micky Paiano)No tenía ninguna expectativa al ser mujer, ni mala ni buena, subía al escenario siendo una persona que se siente feliz expresando su música, aunque muchas veces con mi primer grupo de chicas era un poco complicado, porque había cierto publico machista que nos coreaba canciones estúpidas, aunque no tardaba mucho en hacerles callar. Poco a poco me gané el respeto que merecía como mujer. Cada vez hay más mujeres en el mundo musical alternativo. 

-(Sandra, Delabruja) Llevo subida a los escenarios desde que tengo 19 años, y siempre creí que no viviría actitudes machistas subida a un escenario, y esperaba que no fuese una situación tan dura por la que luchar incluso hoy en día. Pero así fue. El hecho de que hubiera una mujer en un escenario, en ocasiones, resultaba una atracción para la diversión del público, e incluso llegando a adoptar actitudes maleducadas y faltando el respeto.

-(Belén, Sexpeare) Expectativas como tal no tenía, simplemente quería tocar, formar una banda con tías como Bikini Kill, Hole… Lo que si me he ido encontrando a medida que ha ido pasando el tiempo, es que por desgracia a nosotras (Las mujeres) no se nos toma en serio desde el principio y según lo que he visto en grupos de colegas mujeres, nos autoexigimos muchísimo además. El «Todo vale» no nos sirve. Yo misma he cometido el error en el pasado de ver a una tía subirse a tocar y pensar: «a ver que hace esta». Pero cuando vas viviendo y conociendo gente, vas aprendiendo. Al final todas vivimos en el mismo sistema patriarcal que nos dice que tenemos que competir entre nosotras. La cuestión es ir evolucionando e ir deconstruyéndose a una misma.

-(Fabi, Penadas por la ley) No pensamos en eso sinceramente.

-(Naty, Penadas por la ley) No pensé demasiado en eso la verdad, simplemente hice lo que tenía ganas de hacer que era tocar Punk, tenía claro que no éramos muchas pero eso me animaba aún más. Siempre pensé que con el tiempo seríamos cada vez más y la verdad que después de más de 25 años sobre los escenarios, recién ahora noto que somos más, aunque seguimos siendo invisibles para la mayoría de hombres que programan en Festivales y salas.

-(Perlata) Nunca hemos pensado en las expectativas, no conscientemente por lo menos. No esperábamos nada en concreto, simplemente pasárnoslo bien y crear.

3. ¿Has sentido que existe machismo o te han tratado de malas maneras en el movimiento, a pesar de en la mayoría de grupos cantan contra el machismo? 

-(Nerea, Facta) Por supuesto que existe el machismo, y quien diga que no miente….Tratar mal? Nunca…comentarios que sobran? Quizás alguno…. Pero bueno, si es verdad que cada vez se ven mas mujeres en la escena tanto de publico como encima del escenario, asique poco a poco va mejorando la cosa.
-(Garazi, Facta) Yo creo que lo he respondido un poco arriba. Creo que las mujeres que decidimos subirnos a un escenario ya hemos hecho un ejercicio de enfrentarnos un poco al panorama. Al final estamos en una escena que la mayoría de canciones van sobre hombres cis y sus propias vivencias dentro de sus privilegios. Si que hay canciones contra el machismo pero sin una revisión muy currada, no creo que el feminismo haya calado tan hondo en nuestra escena ni en ninguna otra aún. Veo que siendo hombre aún cuesta mucho identificarse como aliado feminista o como feminista. La mayoría de las canciones en contra del machismo son en realidad en contra de la violencia machista, en contra de violadores o de maltratadores físicos. No creo que sean realmente canciones en contra del machismo sino en contra de una violencia física y muy concreta. Aún queda mucho curro y al final es lo que se traduce en la realidad. Si que hay cada vez más rechazo a la violencia machista pero luego cuando indagas un poquito o quieres trabajar otros temas… te quedas sola. Yo creo que se va avanzando, claro, pero poco a poco. Es decir, no me han pegado ni insultado a la cara como podía pasar hace años. No me han tratado públicamente mal ni he sentido miedo por ser mujer. Que no es poco, pero evidentemente existen otras violencias y otras discriminaciones. ¡Incluso dentro del grupo! Ser un grupo mixto ha sido un reto por muchas cuestiones, nos hemos tenido que currar mucho las relaciones de poder por ejemplo.
-(Korbe, Facta) Por mi parte esta claro: por supuesto que existe machismo en el movimiento, puesto que yo mismo he llegado a ser condescendiente con grupos de mujeres pensando; “pues oye, para ser tías no lo hacen mal”, mostrando una actitud altanera, porque realmente es lo que era, pensando que lo únicos capacitados para mantener esto vivo eran los hombres. ¡No tan rápido, amigo! Menos mal que tenemos ejemplos clarividentes que nos muestran lo contrario. Pero sí, yo estoy en ese saco. (Del machismo también se sale).

-(Lola, Batracio) Machismo hay en todos lados. Cada vez que he estado acompañada de mi grupo, si pasa algo, nunca es más allá de las palabras. Hay gente, en su mayoría chavales, que en el momento te insisten y a veces te molestan, pero finalmente no lleva a nada más lejos. Con respecto a que si he visto comportamientos machistas, o los he vivido estando en contacto con otros grupos, lamentablemente sí, aunque no es «lo normal». Sobre todo, como bien has dicho, siempre hay chavales que se consideran abanderados del feminismo cuando están rodeados de sus amigos o su grupo, pero en el momento en el están solos con alguna chica, como individuos, dejan bastante que desear.

-(Cris, la Madre) No,  nunca he recibido un trato diferente por ser mujer, he recibido el mismo trato que el resto del grupo. No sé si ha sido suerte o qué, pero es lo que me he encontrado.

-(Yo no las conozco) La música, y en concreto el rock es un “mundo de hombres” y eso lo sabemos y lo hemos visto desde el principio. EL primer signo claro de que existe el machismo en este mundo es que se está obligando, por ejemplo a festivales, a incluir un porcentaje de presencia femenina en su evento. Es terrible que tenga que ser así, pero ahora mismo es la manera de poder tener “la oportunidad” de participar en muchos de esos festivales o eventos. Una de las cosas que más nos pasan es que se nos acercan chicos a juzgar nuestro espectáculo, a darnos lecciones de vida y a “enseñarnos” cómo hay que hacer las cosas. Simplemente porque consideran que ellos están por encima de nosotras y tienen el derecho de aleccionarnos. Normalmente solemos contestar con las frase “perdona, vas a ir a decirle esto mismo a “fulanito y menganito” (algún grupo con el que hayamos compartido cartel que sean todo chicos), se suelen quedar sin saber qué decir y ahí se acaba todo. Aunque con algunos hemos tenido discusiones bastantes largas. Oye, que si alguien tiene algo interesante que decir, si es una crítica constructiva…adelante. Pero venir para demostrarnos su “superioridad”… se ha equivocado. Y bueno, mil situaciones más en las que ser mujer permite ser juzgadas antes de conocernos. Por suerte, seguimos demostrando que nada ni nadie va a impedir que nos subamos al escenario sólo por ser mujeres.

Yo nol as conozco rock

-(Ester, Paté de Pato) Por su puesto. Por desgracia he sufrido bastantes casos de machismo y lo peor de todo es que sé que me va a seguir ocurriendo. La historia que más se repite es cuando bajamos los 6 miembros del grupo de la furgoneta y viene a saludarnos quien sea, bien integrantes de otros grupos, o gente en general, en muchos casos parece que yo ni existo y solo saludan a mis compañeros. A mí me toca sufrir la típica pregunta de: ¿tú eres la del merchan? O ¿que eres, la novia de alguno de ellos?, y evidentemente no puede cabrearme más. Hay otras historias, pero creo que ese ejemplo es el más claro. Siempre que ocurre algo así me sienta mal, pero creo que me da más rabia cuando proviene de los integrantes de un grupo que cantan por el feminismo. Ahí la hipocresía es enorme. De hecho, siempre pensé que en este género musical los espacios estaban libres de machismo, pero no podía estar más equivocada. También, me ha ocurrido un par de veces que he bajado del escenario y se me ha acercado alguna chica a decirme lo estupendo que es que haya una mujer en un mundo de hombres, y para eso ni si quiera tengo palabras. Nos tiramos piedras contra nuestro propio tejado.

(PiztUpuNK) No más que al ir a comprar el pan, por la noche en un bar, o en mi trabajo… el machismo está x todas partes, tiene mil caras y aparece donde y cuando menos te lo esperas.

-(Micky Paiano) Solo al principio como explicaba antes, aunque no era un público que perteneciese al movimiento, pero creo haber tenido siempre mucha suerte, me he sentido siempre muy respetada y arropada. Pero claro, en general siempre ha sido más difícil para nosotras hacernos hueco, con tanto machismo y también homofobia que desentonan con los ideales del movimiento. 

-(Sandra, Delabruja) Me gustaría hacer una diferenciación con respecto a esto, y es que en los grupos de música no he vivido ningún mal trato por género nunca. En ningún momento mis compañeras y compañeros de grupo me han faltado el respeto y siempre me han tratado como una igual, porque somos iguales y tenemos un mismo objetivo común. Donde sí he podido vivir actitudes machistas ha sido por trabajadores y trabajadoras de salas y, sobre todo, público. Y quisiera enfatizar que, con el paso de los años, esto ya no es tan recurrente y el respeto y la igualdad de género está más presente que hace 10 años. 

(Belén, Sexpeare) En el movimiento si nos solemos ayudar porque suficiente tenemos con el machaque de fuera como para estar haciéndonos mierda entre nosotras. Lo que si he visto mucho es grupos de hombres cantando contra la violencia de género
y luego ser unos misóginos de mierda.

-(Fabi, Penadas por la ley) He vivido el machismo desde la primera vez que pisé un escenario y lejos de abandonar me ha hecho ser más fuerte.

-(Naty, Penadas por la ley) La sociedad en la que hemos nacido es machista heteropatriarcal, eso influye en nuestra educación, crecemos con comportamientos y lenguaje machista normalizado. Todas las personas tenemos que trabajar para detectarlo, corregirlo y combatirlo. Me ha pasado con otro grupo con el que tocaba en el que era la única mujer, que al llegar a las salas me preguntaban si era la novia de alguno de los músicos o trabajando de técnica de sonido me han preguntado que dónde estaba el técnico. Con Penadas me han hecho comentarios en plan, tocas bien por ser una mujer. Como comentaba antes, estos actos o comentarios están normalizados y tenemos que trabajar para que sea normal encontrar a personas haciendo su trabajo y no dar por hecho que siempre tienen que ser hombres los que van a tocar organizar, sonorizar, etc. los conciertos.

-(Perlata) No estamos muy de acuerdo con eso, no creemos que se cante mucho contra el machismo, poca gente muestra su postura en cuanto a ese tema. El machismo existe en todos los ámbitos, en la música también claro. Contestando a la pregunta, nunca nos han tratado mal. Sí que a veces no te tienen tan en cuenta para ciertos círculos y otras veces te tratan diferente, puede que te valoren más incluso. El tema es que eso no nos gusta, no nos gusta que nos traten distinto, no tocamos los instrumentos con lo que tenemos entre las piernas y no vamos a desvelar en esta entrevista lo que tenemos y lo que no.

4. ¿Cómo ves el futuro en este asunto o, ves alguna solución?

-(Nerea, Facta) El futuro….muy negro jajaj, respecto al machismo esperamos que mejore la cosa. Quizás deberíamos de dejar hablar y más actuar para que cambiaran muchas cosas.
-(Garazi, Facta) Yo lo veo peleón jaja. Creo que hay mucha gente con ganas de currárselo. Veo que se está intentando romper con la invisibilización de las mujeres en la música por poner unos ejemplos de documentales que tratan esto: “LOU. Dantzan jo ta ke, oinak lehertu nahian”, “Tomar el escenario”, “Sin tu permiso” y “EMAROCK. Iragana, oraina eta geroa”. También se está creando una especie de sororidad a distancia, hay bastantes músicas que están escribiendo sus vivencias en el mundo de la música. Son lecturas que al final te ayudan a hacer frente a esta realidad específica y dejan constancia de que existieron. Se me ocurren: “Girl in a band” de Kim Gordon, “The Spitboy Rule” de Michelle Cruz Gonzales, “Clothes, music, boys” de Viv Albertine y “Violence Girl” de Alice Bag (aunque hay muchos más y algunos traducidos al castellano). Además cada vez hay más grupos en los que participan mujeres y siempre es inspirador para otras mujeres tener referentes.
-(Korbe, Facta) Pienso que el futuro pasa por la formación en este ámbito, porque todos los tíos podemos caer en actitudes retrógradas, aun sin quererlo, y resulta imprescindible conocer de primera mano los antecedentes para saber de lo que hablamos. Si no sigues grupos de mujeres, no digas que es porque no los hay, es porque no se les da la oportunidad. Y el que diga lo contrario, se engaña a sí mismo. Y claro, los tíos tenemos que cambiar en ese sentido y empatizar más con las zancadillas que se les ponen. Pero, amigo, siempre es más fácil no hacer nada.

-(Lola, Batracio) En mi opinión, no es algo que se pueda solucionar así como así, es como si haces explotar una papa y la intentas reconstruir con una tirita de colores que ni siquiera pega. El machismo es algo que tenemos arraigado a nosotros y nosotras desde el mismo momento en el que nacemos. Estamos condicionadas, desde pequeñas nos educan para preocuparnos de los demás antes que de nosotras mismas, cumplir expectativas, no llamar mucho la atención, ser agradables con todo el mundo… «consumibles» en resumen. En música por norma general se aplica de la misma manera. Hay público se ha acomodado a voces masculinas y han llegado a confesar que es muy difícil que les guste la voz femenina, en determinados géneros de música. Creo que la única manera de que mejore sería trabajando en la deconstrucción individual de ese machismo, y aprender a valorar y apoyar más la música compuesta, interpretada o cantada por mujeres. No por el hecho de ser mujeres, si no porque son talentos minoritarios que se merecen apoyo para poder seguir compartiendo su música y creciendo. Para visibilizarse ante esos carteles de festivales, conciertos y proyectos musicales que tanto nos gusta disfrutar como espectadores. Tengo esperanza de ver más compañeras artistas en conciertos, en los locales y entre el público. Nos tenemos que apoyar para que eso deje de ser una fantasía y se convierta en realidad.

-(Cris, la Madre) Claro que tiene solución!!!! La educación. Creo que cada vez se están consiguiendo más cosas  y no es algo que se solucione de un día para otro. Es cuestión de educar a generaciones futuras para poder acabar con esta lacra.

-(Yo no las conozco) Creemos que va avanzando y esperamos que llegue el día en el que no haya que discutir este tema porque ya esté completamente normalizado. Tenemos la suerte de que hay muchísimas mujeres buenísimas tanto en el escenario como detrás de él y la lucha entre todas está siendo muy grande. Cada vez son más visibles y es lo que hay que seguir haciendo. Hagamos música y enseñémosla al mundo.

-(Ester, Paté de Pato) Los cambios sociales son extremadamente lentos y, por suerte, hemos avanzado mucho en los últimos tiempos, pero hay que seguir avanzando para conseguir una sociedad en la que ni si quiera exista el término «feminismo» porque sea la realidad social existente.

(PiztUpuNK) Creo que la solución está en la educación de nuestr@s hij@s, en casa. Hay mucho trabajo por hacer, pero creo que si tiene solución.

-(Micky Paiano) Cada vez las mujeres se hacen más hueco y montan grupos, hay muchas buenas músicas, no solo cantantes, hay muchos festivales donde puedes tocar solo si hay por lo menos una mujer en el grupo, lo veo genial! Y nos apoyamos mucho entre nosotras. Yo aquí en Bilbao estoy orgullosa de mis compañeras músicas y cantantes, también Bilbao es una ciudad en la que se cuida mucho este tema. Así que sigo siendo muy afortunada.

Concierto delabruja

-(Sandra, Delabruja) Creo que la lucha por la presencia femenina en los escenarios debe ser constante y con unidad. Mi visión de futuro es que, a través de un cambio en la educación social donde la igualdad de género sea visible, donde las mujeres seamos iguales que los hombres, donde no seamos analizadas por nuestra profesionalidad o nuestra capacidad de poder hacer música… Conseguiremos una sociedad más igualitaria, con respeto y con ganas de disfrutar de la música y de los grupos. 

-(Belén, Sexpeare) Solución a corto plazo no hay. Es imposible. La sociedad es la que tiene que ir evolucionando poco a poco. El ser humano es así. La cosa es poner de tu parte y ser consciente de tus errores. Siempre va a haber peña que sea una psicópata con empatía 0 pero pienso que si la mayoría de la gente va evolucionando, la sociedad va avanzará poco a poco. Como ha sucedido siempre por los siglos de los siglos.

(Fabi, Penadas por la ley) Aún queda muchísimo trabajo, porque TODOS LOS DÍAS SE RETROCEDEN MIL PASOS en este ASUNTO, la solución es la educación y la deconstrucción dentro del seno familiar, ya que la mayoría de las mujeres hemos sido criadas para ser tontas útiles, serviles, sordas, ciegas y MUDAS.

(Naty, Penadas por la ley) Una buena solución siempre es la educación y la lucha. Tenemos que seguir luchando por la equidad en todos los ámbitos, las mujeres somos ciudadanas de segunda y eso significa que más de la mitad de la población del planeta vive en situación de desigualdad. Es intolerable. Tengo esperanza en el futuro, las nuevas tecnologías han permitido que podamos conectarnos con personas de casi todo el mundo y eso nos permitió organizarnos mejor, saber que sufrimos las mismas opresiones en muchos puntos del planeta y de que hay otros donde las mujeres viven una situación realmente alarmante. La lucha feminista está creciendo en todo el mundo y aunque queda mucho camino que recorrer ya no nos para nadie.

-(Perlata) El día que nos empiecen a hacer preguntas sobre música y nos dejen de preguntar estas otras cosas será buena señal, se estará poniendo todo en su sitio. Si no llega ese día seguiremos contestando como podamos o puede que dejemos de hacerlo. Es importante visibilizar la situación, trabajar para transformarla, pero ir enfocando ese trabajo en la buena dirección es lo que habría que ir haciendo poco a poco. Por lo que quedamos a la espera de las siguientes preguntas.


-(Sandra, Delabruja) Me gustaría hablar sobre cómo me encuentro y me siento desde que estoy inmersa en el mundo del Hardcore-punk. Siempre he seguido esta corriente musical, pero desde que empecé a formar parte de Delabruja estoy totalmente inmersa y he de decir que el pensamiento y el movimiento tienen presente que las mujeres somos iguales a los hombres, que seamos valoradas por nuestro trabajo y nuestra profesionalidad sin tener un tercer ojo analizando si tocamos bien un bajo, una guitarra o cantamos bien. La capacidad de integración es la que debería haber en todo pensamiento, corriente e ideología de carácter musical.  Hay una necesidad actual, que es la reeducación social. Enseñar a que todas y todos somos iguales ante todo pronóstico, que una mujer en un escenario no es un “mono de feria” y que tenemos el mismo derecho que cualquier otra persona a hacer música y espectáculo sin tener que hacerlo con un carácter machista a vista de la sociedad.

-(Naty, Penadas por la ley) Muchas gracias por tu apoyo, por este espacio para expresarnos y recordad que la lucha incluye a las hermanas trans, que bastante tienen que sufrir como para que luego les discriminen en nombre del feminismo.

-(Perlata) Así es cómo lo vemos nosotr@s. Agradecemos tu trabajo, agradecemos que cada persona aporte su granito de arena para ir cambiando las cosas poco a poco, cada cual a su manera. Es necesario para el cambio crear espacios de opinión y debate, visibilizar experiencias. A nosotras cada vez nos gusta menos la coletilla “grupo de tías”, escuchar ciertos comentarios te hace sentir diferente cuando realmente no quieres sentirte así. En el local de puertas para adentro no nos sentimos diferentes, somos personas a las que les gusta lo que hacen, les flipa la música. Cansa tener que demostrar ciertas cosas por ser lo que la sociedad entiende como mujer. Si dejásemos de encasillarlo todo la situación sería otra. Nosotras a nuestra manera cada día haremos lo que mejor nos parezca para afrontar las mil formas del machismo, y avanzaremos transformando las normas y las formas que nos rodean


Cualquier grupo podrá sumarse, para hacerlo más completo.

Canciones

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *